¿Qué es el plasma rico en plaquetas?

27 de octubre del 2015

Es un producto que se obtiene por centrifugación diferencial de sangre autóloga, es decir, extraída del mismo paciente, Este al ser utilizado mediante Mesoterapia, en las zonas flácidas del rostro y del cuello, estimula la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel joven, tersa y de mejor calidad.

Pero una definición más extensa de ¿qué es un plasma rico en plaquetas? Un plasma que posee más plaquetas que la sangre periférica y eso permite utilizarlo como tratamiento regenerativo por excelencia. El tratamiento con plasma rico en plaquetas consiste en la aplicación intradérmica de factores de crecimiento contenidos en las plaquetas. Estas plaquetas se obtienen de la centrifugación de una muestra de sangre del propio paciente. La Bioestomulación con Plasma Rico en Plaquetas es una técnica ambulatoria sencilla, basada en la aplicación intradérmica del Plasma Rico en Plaquetas para activar de forma natural las funciones del fibroblasto, la célula encargada de determinar la estructura y calidad de la piel.

El plasma rico en plaquetas (PRP) aparecía en los centros de estética como la promesa para retrasar los efectos del paso del tiempo en la piel y dar fin ni más ni menos que a la odiada celulitis.

Así es que el conocimiento más extendido del PRP viene de la mano de la dermatología y la estética, aunque la realidad es que esta técnica nace para la reconstrucción de tejidos incluyendo usos ortopédicos, traumatológicos, etc.

Al parecer fue en ese camino por demorar además la aparición de signos de envejecimiento que apareció la medicina regenerativa. Desde que en 1994 cirujanos utilizaron el plasma rico en plaquetas para la reconstrucción de una mandíbula y observaron una consolidación de los huesos más veloz, el método comenzó a aparecer en el mercado para distintos usos.

Es que la técnica es, básicamente, regenerativa. De ahí que, si bien su "fama" se la debe a la medicina estética, sus beneficios sean mucho más abarcativos.

Por ejemplo, las plaquetas colaboran para evitar la pérdida sanguínea ante una lesión vascular, transportan distintas sustancias que inciden en la reparación de tejidos al generar determinadas proteínas, circulando en la sangre entre 7 y 10 días.

Gracias a la aplicación del plasma rico en plaquetas, es posible corregir más de 600 padecimientos incluidas enfermedades crónicas y en fase terminal.